Artículos

¿Quiénes somos?

ORIGEN DE LA SUCESION APOSTÓLICA

El señor eligió a sus doce Apóstoles, (mc.3,13-19) y a muchos otros discípulos, pero después de la traición y muerte trágica de judas fue necesario que los apóstoles discípulos eligieran a otro apóstol para continuar, conjuntamente con los ellos , la obra evangelizadora del Señor.
Fue así que en Jerusalén se reunieron los apóstoles y discípulos para elegir al sucesor de judas: “Pedro se levantó y dijo: hermanos, era necesario que se cumpliera la escritura en la que el espíritu santo, por boca de David, habla de Judas, que fue el jefe de los que apresaron a Jesús. Él era uno de los nuestros y había recibido su parte en nuestro ministerio.
Pero después de haber comprado un campo con el precio de su crimen, cayó de cabeza, y su cuerpo se abrió, dispersándose sus entrañas. El hecho fue tan conocido por todos los habitantes de Jerusalén... así pues, es necesario que uno de los que han estado en nuestra compañía durante todo el tiempo que el señor Jesús permaneció con nosotros, desde el bautismo de Juan hasta la ascensión, sea constituido junto con nosotros testigo de su resurrección. Entonces, se propusieron dos candidatos: José Barsabás y Matías.
Y oraron así: Señor, tú que conoces los corazones de todos muéstranos a cuál de los dos elegiste, para desempeñar el ministerio del apostolado, dejado por judas al irse al lugar que le correspondía. Echaron suerte, y la elección cayó sobre Matías, que fue agregado a los once Apóstoles”. hech.1, 15-26.
He aquí el origen neo testamentario de la sucesión Apostólica, fueron los apóstoles y el discipulado, iglesia o asamblea, quienes eligieron a Matías para suceder a judas el traidor.
Además quedó claro que tras la elección y la oración hecha por la asamblea, Matías fue agregado al grupo de los once Apóstoles y así poder, en comunión con los demás, continuar la obra evangelizadora que les fuera encomendada por el Señor Jesús.
En consonancia con este primer acontecimiento de la elección e incorporación de Matías en la fila de los apóstoles, a medida que fueron desapareciendo los apóstoles fueron agregándose nuevos apóstoles, auténticos ministros servidores de la iglesia. Así hablaba Pablo a los presbíteros de la iglesia de Éfeso: “velen por ustedes y por el rebaño sobre el cual el espíritu santo los ha constituido guardianes para apacentar a la Iglesia de dios, que él adquirió por el precio de su propia sangre”.Hech.20, 28.
Aquí leemos cómo pablo transmite su misión apostólica a los presbíteros por él convocados. El santo evangelio también nos muestra la forma cómo se realizaba el acto del mandato apostólico. Leemos en: 1tim.4, 14-16, cuanto sigue: “no malogres el don espiritual que hay en ti y que te fuera conferido mediante una intervención profética, por la imposición de las manos del presbítero.” Así fue que Timoteo recibiera la consagración y el mandato apostólico para continuar la obra realizada por el apóstol pablo. ¿Y quién fue el que organizó y distribuyo los ministerio?
Generado en 0.03 segundos
114,644 Visitas únicas