Iglesia Cristiana Católica Apostólica Nacional Paraguaya - Artículos: ¿Quiénes somos?


Artículos



¿Quiénes somos?

Podríamos preguntarnos, la respuesta leemos en Ef. 4,9-11, dice lo siguiente: “él comunicó a unos el don de ser apóstoles, a otros Profetas, a otros predicadores del Evangelio, a otros pastores o maestros, así organizó a los santos para la obra del ministerio en orden a la edificación del cuerpo de Cristo”. En el texto precedente vemos claramente que Jesús es quien provee los ministerios en orden a la edificación de su cuerpo que es la iglesia. El origen del ministerio sagrado es Jesús y la finalidad el servicio a la iglesia.
Los apóstoles y discípulos entendieron que la obra del señor no debía acabar con la muerte física da cada uno de ellos, por tal, razón, fueron eligiendo sucesores para continuar la obra salvadora que vino a traer Jesús.
Así desde los días de las primeras comunidades cristianas esa misión del apostolado fue transmitiéndose a través de la imposición de manos de los sucesores de los apóstoles hasta nuestros días.  

LA IMPOSICION DE MANOS COMO SIMBOLO DE TRASMISION SACRAMENTAL  
El gesto sacramental de la imposición de manos, para la transmisión sacramental o de poderes Apostólicos, tiene su origen en la práctica apostólica de la iglesia primitiva.
En los siguientes textos del Nuevo Testamento veremos como se ha originado, practicada y difundida, hasta nuestros días, la imposición de manos como signo de transmisión sacramental o de algún ministerio en la Iglesia.  
BAUTISMO DE PABLO, después de los sucedido con Saulo, camino a damasco, él fue llevado a la casa de Ananías, éste, previa instrucción evangélica, lo bautizó, imponiéndole las manos. (Hech.14, 23). Tras su conversión; Pablo, fue a convivir con los apóstoles en Jerusalén y allí recibió el ministerio apostólico de predicar el evangelio. Notase que fue Bernabé quien se hizo cargo de pablo ante la iglesia de Jerusalén, ya que todos le temían por su pasado reciente. Hech.9, 27-28)  
PABLO Y BERNABÉ RECIBIERON LA IMPOSICIÓN DE MANOS en Antioquía para realizar la misión evangelizadora en dicha iglesia. (Hech.13,2-24).  
EN LA INSTITUCIÓN DE LOS SIETE DIÁCONOS de la iglesia, ellos recibieron el ministerio por la imposición de manos de los apóstoles. (Hech.6, 6).  
SAN PABLO EXORTA A TIMOTEO diciéndole: “No malogres el don espiritual que hay en ti y que te fue conferido mediante una intervención profética, por la imposición de las manos del Presbítero”.  
Todos estos textos del nuevo testamento nos muestran claramente la práctica apostólica de la imposición de las manos como signo de transmisión de algún ministerio o una consagración. Esta práctica, la iglesia, la ha conservado desde los primeros días hasta hoy para garantizar la legitimidad sacramental conferida.

Generado en 0.04 segundos
164,742 Visitas Únicas