Iglesia Cristiana Católica Apostólica Nacional Paraguaya - Artículos: ¿Quiénes somos?


Artículos



¿Quiénes somos?

4. II CONCILIO DE CONSTANTINOPLA, año 381, se le concedió el título de Patriarca al Obispo de Constantinopla. se le prohibió a todos los obispos intervenir en otras diócesis, incluso al Obispo de Roma.
5. IV CONCILIO DE CALCEDONIA,año 451, donde se le reconoció a Constantinopla la misma primacía que Roma. al obispo de roma se le reconoce la primacía moral o autoridad moral sobre el resto de los patriarcados. al patriarca de Constantinopla se le concedió el título de patriarca ecuménico. el Obispo de Roma: por su ambición de poder, no aceptó la sola primacía moral, entonces se auto adjudicó el título de “Pontifex Maximus”, título usado por los emperadores, y dejado de usar por el Emperador Flavio Graciano.
6. EL DE CONSTANTINOPLA II
EN EL AÑO 553 Del 5 de mayo al 2 de junio de 553, convocado por el emperador romano de oriente Justiniano I, y presidido por el Patriarca de Constantinopla Eutiquio. Acudió en persona el Papa Virgilio. Confirmó las doctrinas de la Santa Trinidad y la persona de Jesús Cristo. La Maternidad Divina de la Virgen María.  
7. EL DE CONSTANTINOPLA III EN EL AÑO 680
El Tercer Concilio de Constantinopla, celebrado del 7 de noviembre de 680 al 16 de septiembre de 681, también recibe el nombre de Concilio Trullano,[1] en alusión a la sala del palacio imperial donde se realizó, que llevaba el nombre de trullos (cúpula). Fue convocado por el emperador romano de oriente Constantino IV, y presidido por él en persona. Los principales protagonistas fueron Constantino IV y el patriarca Sergio; también dos Papas: San Agatón y León II.
El motivo de convocar el concilio, desde el punto de vista doctrinal, fue el problema de la herejía del monotelismo, que admitía en Cristo una sola voluntad y una sola operación o principio de operación, a saber: la divina. Es un sucedáneo del monofisismo que sólo admite en el hombre-Dios una sola naturaleza: el Logos.  
8. EL DE NICEA III EN EL ANO 787 Del 24 de septiembre al 23 de octubre de 787, convocado por Irene, regente del emperador romano de oriente, Constantino VI, y presidido por el Patriarca de Constantinopla, Tarasio. Fue ratificado por el papa Adriano I. Afirmó el uso de iconos como genuina expresión de la fe cristiana, afrontó la doctrina de los iconoclastas y definió la legitimidad la veneración o del culto a las imágenes sagradas.
Generado en 0.04 segundos
162,715 Visitas Únicas